lunes, 5 de octubre de 2015

Nueva legislatura y nuevo equipo de gobierno.


Parte de este escrito data de los primeros días tras la jornada electoral, pero fue terminado durante los siguientes meses. Las preguntas que cuestiono al final siguen vigentes, unas más que otras. Y alguna parece que ya ha obtenido respuesta.

A aquellos que leen con lupa todo lo que escribo para buscar la forma de denunciarme, les diré que me reafirmo en todo lo escrito. Que, pasados estos meses, no solo no he modificado nada, sino que añadiría más cosas.

Tiempo habrá para hacerlo.

-------------------------------------------


Esta campaña electoral municipal de 2015 ha tenido diferencias sustanciales con la de 2011,, pero también similitudes que demuestran que, en estos pasados años, no se ha solucionado ni uno solo de los principales problemas que aquejan a San Mateo.

El ganador incontestable ha sido el PSOE, con mayoría absoluta. Pero su comportamiento no ha sido mejor que el que han tenido el PP sanmateano y el PAR o, al menos, alguno de sus representantes.

Que en este pueblo hay intereses que, bajo ningún concepto, pueden permitirse que los independientes tengamos algo que decir, es cosa que los hechos han demostrado. Me refiero a esos intereses que, gobierne quien gobierne, son los que verdaderamente se reparten un pastel que no debería existir, pero del que muchos quieren morder una parte.

En mi opinión, el ganador de estas elecciones ha sido el secretario municipal. Se presentaba con tres listas electorales domesticadas a su favor. Ganase quien ganase de las tres, ninguna garantizaba ni transparencia, ni eficacia, ni independencia, a tenor de sus antecedentes. Por supuesto, la lista favorita para ganar era la presentada por los socialistas. El PP tenía poco que decir y pocas ganas de hacerlo, como se demostró en su mitin. Y el PAR, liderado por uno de los personajes políticamente más nefastos de la historia de este pueblo, aspiraba a tener los suficientes votos como para poder ser bisagra de gobierno ante el desastre que se les avecinaba. Pero ganó el secretario municipal, para su alivio, el de los socialistas y el de la alcaldesa del PAR.

Por descontado, la candidatura independiente no podía ganar las elecciones. Pretender lo contrario era faltar a la realidad. Muchos éramos conscientes de ello. Nuestras propuestas no se hicieron casa por casa ni familia por familia, prometiendo puestos de trabajo, tierras municipales, silencio cómplice u otros favores. No basamos nuestro mensaje en mirar para otro lado ante los desmanes cometidos por la ya exalcaldesa de “la legalidad y la transparencia”, ni por el anterior caudillo de San Mateo, faraón de las obras inacabadas y anormalmente caras de El Saso. No fuimos de bar en bar comentando lo malos que son los demás. No contábamos, ni lo hubiéramos querido, con la ayuda de trabajadores municipales que afirmaban que los Núñez no podían tener la Virgen en su casa porque son muy malos, o que yo le robo la wifi a un vecino. Durante mucho tiempo hemos sido conscientes de semejante trama, promovida en buena parte por el mismo personaje municipal que “recomendaba” a algunos sanmateanos que dejasen de tratarnos. En cierto modo, insisto, una mayoría de votos ha refrendado que le agradan estos métodos y abusos. Y eso es lo que va a gobernarles.

Tampoco nos dedicamos, ni un solo minuto, a tratar de desestabilizar otras listas electorales rivales, como sí hizo, diariamente y a conciencia, el cabeza de lista socialista contra nuestro equipo de independientes, con un enconamiento que solo se explica por la necesidad de hacerse con sueldo y poder municipal. Ni siquiera se nos pasó por la cabeza enviar a ningún borracho a reventar el mitin de nadie, ni tapar con nuestros carteles los de otras candidaturas. Tácticas utilizadas por la candidatura socialista y respaldadas por los votos suficientes para lograr una mayoría absoluta.

Al contrario que ellos, nos atrevimos a decir alto y claro que no estábamos de acuerdo con el reparto interesado y arbitrario que la alcaldesa del PAR hizo en su momento con las tierras municipales. Según algún perjudicado, el 80% de los mejores lotes fue a parar a 5 familias, a las que posteriormente volvió a favorecer lanzando una normativa (apoyada por la supuesta oposición socialista) que garantizaba el uso de esas tierras de por vida a los beneficiados…. y a sus herederos. Todo atado y bien atado para que, al final, dichos beneficiados traicionases a la nefasta alcaldesa y se echasen, como antaño, en brazos de los socialistas que en su mitin aseguraron que el asunto de las tierras se quedaría como estaba si ellos ganasen. No en vano, ellos también repartieron a dedo cuando gobernaban.

Nos atrevimos a decir alto y claro que el nuevo edificio multiusos era una patraña electoral para conseguir los votos de quien se preocupa más por la fiesta que por la realidad de un San Mateo apático. Que este pueblo tiene otras necesidades mucho más importantes que un edificio, aprobado de prisa y corriendo en pleno extraordinario días antes de las elecciones, como ya hicieran los socialistas con la infrautilizada y cara guardería municipal en 2011, también es un hecho. Que hay un centro social parado desde su construcción, en época socialista, que creemos mucho más necesario que un edificio de presupuesto más cambiante que la lealtad de la alcaldesa del PAR, es una realidad. Y solo las mentes más mediocres creen lo que el alcalde González declara en prensa, respecto a que dicho centro no está funcionando por culpa de la exalcaldesa Solanas. Los socialistas lo construyeron, y fueron ellos quienes lo dejaron cerrado.

Dijimos muchas cosas. Todas ciertas. Pero el populismo, el aplauso fácil, y la calumnia reiterada del nuevo alcalde socialista, de sus trabajadores municipales afines, y de algunos compañeros de lista, familiares incluidos, atrajeron más votos. Lo que supone, una vez más una clara demostración de que no importa lo que puedan hacer, o no hacer, ciertos políticos de San Mateo, mientas practiquen el populismo necesario y hagan suficientes promesas.

Nuestro mensaje era claro y directo. “Gestión eficaz, transparente e independiente. Un ayuntamiento para todos”. Era necesario que San Mateo cambiase un ayuntamiento alejado del ciudadano por otro ayuntamiento dinámico y al servicio del interés general. Y era un mensaje que molestaba tanto al PAR, al PSOE, al PP, como a los simpatizantes de esos partidos, de familias largas, que durante años se han aprovechado de los favores municipales concedidos a cambio de votos.

Tan solo CHA, como nosotros, incidió en los problemas más importantes de San Mateo. Y esa actitud fue tremendamente impopular. Pero, a diferencia de la campaña de 2011, los socialistas no enviaron a sus faltones a insultar a Chunta. El candidato socialista y sus jefes en la sombra querían dejar la puerta abierta a posibles pactos.

Particularmente, yo no cambio una sola palabra de mi discurso. No creo en la política de promesas, falsos mensajes, ocultación de la realidad y sectarismo. Soy consciente de que los partidos tradicionales hacen política así; y eso es lo que me repugna de todos ellos.

Por eso doy por cumplido uno de mis objetivos: hemos demostrado que se puede hacer política con medios propios. Sin pastar de presupuestos públicos que salen del bolsillo de los contribuyentes. Es posible hacer política sin mirar para otro lado ante lo corrompido y lo sucio. Se puede hacer política sin arropar ni mantener en el cargo a delincuentes, calumniadores ni aprovechados. Eso ha quedado demostrado sobradamente, quedándonos a cinco votos de conseguir representación municipal.

Mi otro objetivo, que es representar a las 110 personas que nos votaron, se cumplirá paso a paso en el transcurso de esta legislatura. Opinando y publicando.

Dije en el mitin que San Mateo se enfrentaba a la prueba del algodón. Y el algodón ha quedado más que sucio, no por las preferencias políticas de los vecinos, porque cada uno tiene derecho a sus preferencias personales, sino por el apoyo en votos que han recibido las propuestas de quienes convirtieron el ayuntamiento en un nido de intrigas.

Al fin y al cabo, lo que ha sucedido es que unos han votado a un partido socialista que pudo y no quiso desalojar a la alcaldesa de la legalidad y la transparencia y a un concejal corrupto de sus sillones. Que los votantes del partido “aragonés” han aprobado con sus votos el hacer de una alcaldesa que traicionó desde el primer día a quienes depositaron confianza en ella, que favoreció a sus amigos, que mantuvo en su cargo a quien después la justicia confirmó como delincuente, algo que solo la nefasta alcaldesa y sus nuevos amigos socialistas parecían no querer ver, y que ha hecho del ridículo en los plenos la única bandera que podría enarbolar en alto la propia exalcaldesa y los que le asesoraron durante estos cuatro pasados años. Y unos votantes del PP que apoyaron antes al que robaba en  lugar de los que dimitían por honradez, como es el caso de un cabeza de lista que inicia su discurso diciendo que no había preparado nada porque no esperaba la asistencia de mucha gente, y que hace tres años demostró sin ambages que le interesaba más la amistad del concejal que colaboró con la alcaldesa en romper un equipo de gobierno, que posicionarse al lado de quienes se empeñaron en desligar al PP sanmateano de un feo asunto de robo y firmas falsas

No he podido asistir a los primeros plenos de esta legislatura, y supongo que a más de uno eso le habrá aliviado. Pero, según me cuentan, la única oposición la ejerce CHA. Los demás partidos parecen pastar en el comadreo típico de la paz de los cementerios. Esto es lo que ha querido la mayoría del pueblo.

Por mi parte, yo no me siento inclinado a felicitar al nuevo alcalde. Cierto es que ha ganado por mayoría. Pero José Manuel González Arruga me ha acusado reiteradamente, dando así crédito interesado a las palabras de un ladrón condenado, de ser yo uno de los verdaderos ladrones del dinero de los propietarios de El Saso. Me ha acusado reiteradamente ante uno de mis compañeros de lista electoral, tratando así de que dicho compañero nos abandonase. También se ha dedicado a fabular sobre aspectos de mi vida privada con embustes promovidos por ese mismo ladrón condenado al que parece concederle crédito, pero solo para ciertos comentarios.

Qué ironía. El mismo José Manuel González Arruga que se hacía el bueno en su Facebook, rechazando los insultos a las candidaturas municipales, al mismo tiempo machacaba en su anterior puesto de trabajo, literalmente y a diario a uno de mis compañeros queriendo convencerle de que Edmundo, yo, y nuestras esposas somos gente malvada y ladrona.

Parafraseando a su hermano Carlos, quien me atacaba en Facebook por no apoyar yo a mi exhermano (un tipo que, entre otras cosas, ha pretendido meter en la cárcel a inocentes o que me envió a un chulo barato a amenazarme de muerte) e insistía en que si yo era así, seguramente sería peor con los sanmateanos, yo también puedo decir que este alcalde, que ha basado parte de su campaña en la mentira y la calumnia hacia quien él “no considera enemigos sino adversarios”, cómo será con los sanmateanos que no le hayan votado.

Como he dicho antes, los independientes hemos luchado contra todos. Un PSOE calumniador, un PAR cuya alcaldesa, desde el principio, se confabuló con el concejal condenado para derribar al PP rebelde que no les apoyaba en su pretensión de adjudicase sueldos municipales de un ayuntamiento con problemas para pagar nóminas. Todos ellos, PAR, PP corrupto y PSOE, apoyando al secretario en sus pretensiones de usar fondos municipales para denunciarnos. Denuncias presentadas, casualmente, u tiempo antes de las elecciones.

Y también sufrimos los ataques de un PP que mintió a algún candidato de su propia lista asegurándole, para que accediera a estar en la lista, que Edmundo Núñez sí que se presentaba con ellos, pero en los últimos puestos. Lo mismo hicieron con algunos de sus votantes.

Con todos estos mimbres se ha tejido el nuevo ayuntamiento para esta legislatura, en el que la única oposición en los plenos municipales será la que pueda ejercer Chunta Aragonesista. En ellos cae ahora la responsabilidad de batallar para que el ayuntamiento de San Mateo sea transparente. No lo tendrán fácil.

Se abre un periodo de cuatro años en el que está por ver si San Mateo cambia en lo esencial.

Dejo tres preguntas para este inicio de legislatura.

1.- ¿Sucederá este verano alguna oportuna avería en las infraestructuras de San Mateo que ponga en jaque al equipo de gobierno?

2.- ¿Tendremos noticia de más “robos” y “asaltos” nocturnos al ayuntamiento?


3.- Junto a los insultos y acusaciones del exalcalde Villagrasa a la funcionaria Eva Paesa (tirados ya por tierra por una sentencia judicial) se da la circunstancia de que ahora son equipo de gobierno tres de los concejales que también la calumniaron y así lo firmaron en mociones municipales junto a su anterior jefe político. Tanto el actual alcalde como sus dos tenientes de alcalde secundaron con sus firmas las acusaciones de Villagrasa contra la funcionaria. Ha sido demostrado que las acusaciones resultaron infundadas, pero no me consta que estos concejales hayan pedido disculpas (creo que eso les viene grande) Dadas todas estas circunstancias, ¿Sufrirá la funcionaria algún tipo de acoso o desprecio por quienes la acusaron con semejante saña?

No hay comentarios: